domingo, 23 de septiembre de 2012

Comprobacion del Grado de Humedad

    El test del higrómetro es esencial para comprobar la humedad
    Si la humedad es igual o inferior al 70% es aceptable
Humedad en el Pavimento

Cuando se instala linoleo o un revestimiento de vinilo sobre un sustrato que no está suficientemente seco, tendremos problemas con seguridad. Normalmente, el contratista del pavimento suele ser el que los padece. Siempre queda algo de humedad en el hormigón, que no hace daño ya que es estático. Sin embargo, si el nivel de humedad es elevado, subirá rápidamente y romperá el agarre del adhesivo con el revestimiento, provocando burbujas y bolsas o haciendo que crezca moho, con lo que será necesario volver a colocar el suelo, con su correspondiente coste. 

La humedad que ha quedado atrapada suele desplazarse hacia arriba, así que el problema se verá inicialmente en los bordes de la habitación, donde el problema posiblemente sea más grave si el adhesivo no se ha extendido bien hasta la pared o si los bordes no se han aplanado suficientemente sobre el adhesivo. Es posible que no se detecte el problema hasta que el edificio esté habitado, cuando la calefacción central empuje la humedad hacia arriba a través de la losetas, quizá un año después de su instalación.

  • Test del Higrómetro

En Forbo Pavimentos apuntamos que la forma más aceptada de comprobar la humedad es el test del higrómetro, que mide el nivel de humedad del aire que hay inmediatamente encima del hormigón. Por desgracia, el tipo de higrómetro que da un resultado de máxima precisión es relativamente caro y debe dejarse en el emplazamiento durante varios días, con el peligro de que nos lo roben. Además, la lectura estará falseada si sufre alguna perturbación o si no se calibra correctamente antes y después de utilizarse y si no se transporta correctamente tras al calibrado. 

Se necesitan varios minutos para ajustarlos y, para emplazamientos grandes, se necesitan varios higrómetros, ya que los suelos, por el lado donde da el sol, estarán más secos que los suelos que reciben el viento húmedo del oeste o el gélido viento del norte. Incluso un buen higrómetro, utilizado correctamente, tiene un margen de error del 2-3%, por lo que no vale un higrómetro pequeño y barato de bolsillo.

  • ¿Cuánto es la humedad Aceptable?

Un higrómetro correctamente calibrado e instalado da una lectura precisa si el volumen de aire atrapado en el interior está en equilibrio con el subsuelo, es decir, si tras una serie de lecturas, obtenemos la misma cifra y no sube. Si las lecturas indican una humedad igual o inferior al 70%, cumple el nivel de sequedad aceptable.

El estándar sugiere que, en hormigón normal, se alcanzará el equilibrio no antes de transcurridas 72 horas. La experiencia nos dice que el movimiento del vapor procedente de losas aplanadas mecánicamente es mucho más lento, por lo que pueden transcurrir 2 ó 3 semanas antes de alcanzar el punto de equilibrio y poder dar una lectura veraz. Si se han utilizado medios artificiales de secado para acelerarlo, estos deben apagarse cuatro días antes de hacer las lecturas finales.

El calibrado se realiza colocando el higrómetro sobre una solución salina saturada en un desecador durante cuatro horas, transcurridas las cuales hay que ajustar el instrumento para que la lectura sea 70º. Para utilizarlo, el higrómetro debe estar sellado al suelo, ya sea con un anillo de masillo alrededor de los bordes o cubriéndolo con un cuadrado de 50-100 cm. de polietileno transparente, encintado al suelo alrededor de los bordes. Si no queda bien sellado dará lecturas erróneas.

La cifra del 70% tiene en cuenta, de manera muy realista, el margen de error que siempre habrá en un higrómetro, incluso si se usa correctamente. No obstante, por encima de una HR del 70% pueden crecer esporas de hongos. El estándar es el mismo para el linóleo y el vinilo.

Recientemente se han desarrollado muchos instrumentos nuevos que indican el grado de humedad. Algunos indican cómo progresa el secado de la losa. Otros miden, por ejemplo, la humedad que contiene la losa mediante una sonda que se introduce en un conector y que se ha colocado en un orificio previamente practicado en la losa, lo que arroja una lectura precisa de la humedad relativa en el interior de la losa del suelo. Aunque estos equipos son muy valiosos para conocer el grado de sequedad de la losa, el único método de testado que prescribe las normas estándar es el higrómetro.

Temas Relacionados: